El reloj astronómico de Praga

Si queremos pasar unas minivacaciones aunque no estemos en la época propia, alejados de la rutina, podemos optar por irnos a Praga, ya que la capital de la República Checa se puede ver perfectamente en tres días.
Si se trata de un fin de semana cualquiera (sin que éste se encuentre en período de navidades o vacaciones estivales), encontraremos vuelos muy económicos que nos conducirán a una ciudad mágica, considerada una de las más bellas del mundo.

El lugar que atrae más turismo en la ciudad es, sin duda, el reloj astronómico situado en una de las paredes exteriores del ayuntamiento, el cual se encuentra en la Plaza de la ciudad Vieja. Es el reloj más antiguo de Europa (en estilo medieval) y su construcción está ubicada alrededor del año 1410.

Se trata de un reloj astrónomico medieval, y está formado por tres elementos:

– Un calendario circular que representa los meses del año a través de unos medallones.
– Un cuadrante astronómico que representa la posición del sol y la luna e indica las horas del día.
– Un mecanismo que, cada vez que el reloj da la hora, muestra unas figuras que representan los Doce Apóstoles.

Además de estos componentes, el reloj muestra dos círculos azules (en representación del planeta y del cielo). También, contiene un anillo que muestra los signos del zodíaco, los cuales indican la situación del sol en la eclíptica.

Cada año, miles de turistas visitan la ciudad y no se marchan de ella sin antes ver este maravilloso reloj, el cual, puede ser difícil de encontrar ya que al estar en una pared, podemos pasar por delante de él varias veces mientras lo buscamos. En épocas de alta ocupación turística, puede llegar a ser abusivo el número de visitantes que se concentran delante de tal atracción, lo cual puede provocar dificultad para moverse y promover los hurtos.

Al tratarse de un reloj tan antiguo y con tanto valor, está “protegido” por Peter Skala, un experto relojero y restaurador que vela por el perfecto funcionamiento y estado de éste.

Si nos gusta viajar y descubrir construcciones antiguas y singulares, Praga es nuestro destino y el reloj astronómico medieval nuestra visita obligada.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *